Regresar a las Notas de Prensa

N° 289-2020-CG-GCOC: Contraloría detecta riesgos en equipamiento e infraestructura para atención a pacientes con COVID-19 en Puno


Puno.- La Contraloría General de la República, con el objetivo de verificar las acciones desarrolladas ante la emergencia sanitaria, visitó seis hospitales de nivel II y III en la región de Puno, detectando situaciones que pondrían en riesgo la atención adecuada a los pacientes afectados por el COVID-19.

Los hechos advertidos se encuentran detallados en los informes de Orientación de Oficio N° 4337-2020-CG/GRPU-SOO, N° 4221-2020-CG/GRPU-SOO, N° 4236-2020-CG/GRPU-SOO, N°4077-2020-CG/CRCP-SOO, N°4076-2020-CG/GRPU-SOO, N° 4478-2020-CG/GRPU-SOO, los cuales han sido notificados desde el pasado 15 de mayo a los titulares de los Establecimiento de Salud, con la finalidad de que adopten las medidas correctivas pertinentes, y de esta manera cautelar el servicio de salud proporcionado.

Principales riesgos
En Hospital Base III ESSALUD – Juliaca, se verificó que cuenta con un ambiente para el servicio de hospitalización y UCI, sin embargo, estos servicios deberían ser diferenciados, conllevando el riesgo de contagio a los pacientes; además, el almacenamiento y custodia de equipos de protección personal y productos farmacéuticos, se encuentra en ambientes que no cumplen con la Resolución Ministerial N°132-2015/MINSA, poniendo en riesgo la inocuidad de bienes que serán destinados a los pacientes con sintomatología de COVID-19 y personal del hospital.  

En el Hospital III ESSALUD – Puno, se verificó que las UPSS de cuidados intensivos y emergencia, no estarían debidamente equipadas e implementadas, lo cual imposibilitaría una adecuada y oportuna atención de pacientes con COVID-19, poniendo en riesgo su recuperación y vida.

Cabe mencionar que el Hospital I – Clinica Universitaria – Essalud Puno, fue acondicionado como sala de aislamiento provisional del Hospital III ESSALUD – Puno, sin embargo, no cuenta con presión negativa (mínimo 12 cambios de aire por hora o al menos 160 litros/segundos/pacientes), lo cual podría generar un posible contagio de los pacientes y personal del Hospital.

Por otro lado, en los hospitales que dependen del Gobierno Regional de Puno, se detectó que el hospital Antonio Barrionuevo de Lampa no cuenta con salas de aislamiento, personal exclusivo, ni se tiene las condiciones para el traslado de pacientes presuntamente infectados; el hospital Carlos Monje Medrano de Juliaca, no cuenta con condiciones funcionales y de servicios (SSHH, vestuario y ambiente para el retiro de los EPPS), generando el riesgo de transmisión de infecciones y propagación de COVID-19.

En relación al hospital Manuel Núñez Butrón se reveló que el almacenamiento intermedio de residuos sólidos contaminados, provenientes de las salas de aislamiento del hospital se ubica en áreas de circulación, generando el riesgo de transmisión de enfermedades, afectando la salud de los pacientes y personal del hospital, que se agrava ante la pandemia COVID-19.

Finalmente, los auditores de la Contraloría General de la República, verificaron los ambientes de los servicios de Emergencia y Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital, advirtiendo la carencia del equipamiento biomédico y los existentes en su mayoría no se encuentran en óptimas condiciones y los ambientes con los que cuentan no se ajustan a la Norma Técnica de Salud N° 110-2014-MINSA/DGIEM-V.01, situación que pone en riesgo la atención inmediata y permanente de los pacientes.

HECHOS DETECTADOS


Durante el período del operativo, que fue del 21 a 24 de abril, se visitaron 97 establecimientos de salud, los cuales están adscritos al Ministerio de Salud (14), EsSalud (32), Fuerzas Armadas (3), Policía Nacional (2) y Gobiernos Regionales (46). 


Para cada hospital se emitieron los respectivos informes de control y en ellos se pudo evidenciar que:


La emergencia sanitaria ha provocado una reducción de casi 30% en la capacidad de profesionales de la salud en los establecimientos de salud visitados, es decir que, en promedio, atienden con el 74% de sus médicos, así como el 76% de sus enfermeras (os) y el 72% de sus técnicos (as).


Durante el operativo, los auditores contabilizaron un total de 656 camas en las UCI para pacientes con COVID-19, de las cuales 445 estaban ocupadas. Además se comprobó la existencia de 632 ventiladores mecánicos operativos, de los cuales 453 estaban ocupados.


Tomando en cuenta estas cifras, existen 211 camas UCI COVID libres a la fecha de la visita y 179 ventiladores mecánicos libres, por lo que hay un déficit de 32 ventiladores mecánicos para cubrir la totalidad de camas UCI COVID registradas en el operativo.


Sin embargo, también se detectó que 80 ventiladores mecánicos estaban inoperativos y cincuenta (50) de ellos está en hospitales adscritos a los Gobiernos Regionales.


Los informes de Orientaciones de Oficio fueron notificados para que adopten las acciones necesarias que garanticen el objetivo del servicio de salud y se encuentran publicados en el portal institucional de la Contraloría (www.contraloria.gob.pe) Sección Transparencia e Informes de Control, conforme lo dispone la Ley de Fortalecimiento de la Contraloría y del Sistema Nacional de Control, en aras de la transparencia y acceso a la información.

Visítanos en:
Facebook: Contraloría Perú
Twitter: @ContraloriaPeru
YouTube: ContraloriaTV

Puno, 22 de mayo del 2020
Gerencia de Comunicación Corporativa